21 de enero de 2018

Reto de escritura: Inventa cuentos

Entre las actividades de escritura de B procuro que haya alguna de redacción con la que trabajar la expresión y la imaginación/creatividad.
Después de ver este vídeo se me ocurrió el reto de inventar cuentos.

B es un niño con mucha imaginación pero que necesita una ayudita cuando tiene que enfocarla en alguna tarea dirigida porque lo primero que le sale es "no se me ocurre nada".
Por eso darle varios puntos de inicio le facilita las cosas, en vez de dejarle elegir entre miles de posibilidades.

Los dados que salen en el vídeo me parecieron estupendos y adapté la idea a unas tarjetas troqueladas que teníamos en casa esperando darles algún uso.


Tenemos tres grupos de tarjetas: lugares, personajes y objetos.

Con los ojos cerrados, B elige una tarjeta de cada grupo (o varias si quiere) y tiene que inventar una historia que contenga esos elementos. Puede incluir otros personajes, lugares o cosas si quiere, aunque no estén en las tarjetas.

No hay una cantidad de texto fija a escribir, pero al menos tiene que haber un comienzo, una presentación de la situación, algo que ocurre y un final.
En un cuaderno de notas va escribiendo ideas. Como no es obligatorio escribir el cuento ese mismo día, el cuaderno queda sobre la mesa por si llega la inspiración y hay que correr a anotar algo antes de que se olvide.

El día que toca escribir el cuento, tiene que poner en orden las ideas anotadas y redactar dando un sentido a la historia.
Lo que me interesa de esta actividad es que sepa transmitir lo que quiere decir, construyendo las frases y ordenando el texto de tal forma que quien lo lea pueda seguir la historia sin problemas.


20 de enero de 2018

Calendario hijri


Hace más de un año enseñé el calendario que teníamos en casa entonces (aquí) y expliqué en qué consistía y por qué lo usábamos así.
Finalicé aquella entrada con esta frase: También es interesante que los niños sepan que no sólo hay un calendario, que otras personas cuentan su tiempo de otra manera, que son otros sucesos los que marcaron su año 1.

A día de hoy, seguimos manejando los dos calendarios, aunque dejándonos llevar hemos llegado a un punto en que el calendario gregoriano es el principal para nosotros. Por un lado es normal ya que así se rige el mundo en el que vivimos. Pero no queremos ni debemos olvidarnos del calendario hijri (también llamado islámico o musulmán) que marca nuestros acontecimientos más importantes cada año y que tiene un significado muy especial para nosotros como musulmanes.

El taco de hojas que se puede ver en la otra entrada resultó ser poco práctico en cierta manera porque nuestros meses son lunares y, según la fase de la luna, pueden tener 29 o 30 días. El calendario está fabricado con 30 días en cada mes porque realmente hasta la última noche no podemos estar seguros de si ese mes en concreto tendrá un día menos o no, no se puede saber con antelación. Esto quiere decir que habrá meses en los que sobre una hoja. Y como la misma hoja contiene también el calendario gregoriano, pues ya queda todo descuadrado.

Buscando una manera simple de tener presente las dos fechas, sobretodo pensando en mi hijo, se me ocurrió esto.

No quiero una rutina diaria de estar poniendo cada mañana qué día es hoy porque sé por experiencia que empezamos con ganas estas cosas y al tiempo quedan abandonadas. Prefiero algo que no nos cause aburrimiento ni obligaciones innecesarias.

Tenemos una aplicación en el móvil que nos avisa cada día de las horas de rezar y que nos dice la fecha del calendario hijri. Por eso no tenemos necesidad de estar colocando cada día las etiquetas del número en el corcho.
Pero sí quiero que mi hijo tenga presente en qué mes y en qué año estamos. Cambiar una tarjeta una vez al mes y la otra una vez al año no cuesta tanto.

Como cada vez voy haciendo las actividades más simples (de eso ya escribiré otro día) he pasado de imprimir las muchas ideas vistas en internet y me he decidido por una sencilla hoja de goma eva que he recortado en rectángulos en los que yo misma he escrito los nombres de los meses con rotulador.
El mes y el año están sujetos en una parte del tablón de corcho y los iremos cambiando cuando llegue el momento.




19 de enero de 2018

The Story of Dr. Dolittle


Retomamos hace semanas las series de vídeos de Little Fox, pero B quiso volver a ver The Wind in the Willows, que ya habíamos visto hace un año y nos había gustado mucho.
Una vez terminada nos situamos otra vez en el nivel 4 (estas series van clasificadas por niveles de dificultad en el idioma) y nos pusimos con The Story of Dr. Dolittle.

Bueno, a mí como historia me ha dejado un poco indiferente. No está mal (porque si no la habríamos dejado, ya lo hemos hecho otras veces), pero no creo que B pida volver a verla dentro de un tiempo como otras que sí apetece repetir con ellas.
A su favor tengo que mencionar el amor del protagonista hacia los animales, un valor que está presente durante toda la historia y que es importante transmitir a niños y mayores.
Y como el punto más importante es escuchar en inglés y tratar de entender lo que se dice, por esa parte podemos decir ¡objetivo cumplido!

 


18 de enero de 2018

Los animales en el Corán


Dedicamos varios ratos a la semana al aprendizaje de la religión. Aparte de la lectura del Corán y los libritos de la vida de los profetas (la paz sea con ellos), no seguimos ningún libro en concreto tipo libro de texto. Vamos usando parte de la gran cantidad de material que se puede encontrar por internet en varios idiomas y otras cosas que preparo yo.

B ha comenzado a elaborar un mini-libro de los animales mencionados en el Corán a partir de unos dibujos que estoy descargando de Hablamos Islam Niños
En cada lámina se explica en qué parte del Corán aparece ese animal y por qué (si es un ejemplo para que entendamos mejor algo, si interviene en alguna historia, si es beneficioso para nosotros, etc.).


Las actividades que B hace a partir de cada ilustración son:
. Colorear algo (él decide si quiere colorear todo, una parte o sólo el nombre del animal, pero al menos que haya algo de color).
. Clasificar cada animal según los tipos que ya aprendió en los dos años anteriores.
. Leer las ayas (versículos) del Corán que se mencionan, en español y en árabe.
. Escribirlas en español y en árabe (de momento no nos hemos encontrado con una cantidad de texto demasiado grande, es algo que puede hacer fácilmente).
. Memorizarlas en árabe.

No hace todo esto seguido, claro. Cada animal dura el tiempo que sea necesario. Dedica un rato cada día y no es todos los días. Así es que no hay fecha límite para terminar el librito, tampoco para terminar cada animal.
Al final, Insha Allah, uniremos todo con grapas o anillas de archivar y así tendrá listo su mini-libro.




17 de enero de 2018

Introduzco los dictados en inglés


Tenemos como rutina ver/escuchar vídeos en inglés y en francés, un idioma a continuación del otro.
Un par de días a la semana B hace actividades de comprensión escrita y gramática. Nos quedaba profundizar en más aspectos y con estos dictados, que hace una vez a la semana, vamos completando el asunto.
Todavía tengo pendiente el tema de conversaciones.

Esta página tiene dictados que van avanzando poco a poco en dificultad.
En la pantalla aparece el texto y un audio.
Lo primero que hago es ponerle a B el audio completo y a continuación él examina el texto durante un momento para prepararse su dictado, se fija bien si hay alguna palabra que no conoce.
Después yo giro el ordenador para que no vea y le pongo el audio frase a frase. Tenemos que ir dándole a pausa nosotras para parar porque si no va todo seguido, pero no es complicado.
Escucha una frase completa (no son muy largas) y la escribe.
Al final él mismo vuelve a mirar el texto para ver si ha cometido algún error.

Es una actividad que no dura mucho, pero creo que es fundamental cuando se aprende un idioma el esfuerzo por escuchar, entender bien y saber cómo se escribe. Sobretodo en los idiomas en que se escribe de una forma y se pronuncia de otra.
Si nosotras no tenemos una pronunciación muy buena (y esto para mí es muy importante), este tipo de páginas son de mucha ayuda.


16 de enero de 2018

¿Consejos para mejorar la letra? ¡Sólo uno!


La reflexión de hoy está centrada exclusivamente en mi hijo y nuestra experiencia con su proceso de escritura. Para otros niños puede ser diferente y dejo mi pensamiento aquí por si le es útil a alguien.

B comenzó a escribir primero las letras mayúsculas y después las minúsculas. Al principio eran letras sueltas, luego fueron sílabas y por último palabras, frases, etc. Como la mayoría del material era hecho por mí, él tendía a imitar mi letra y yo procuraba, cuando él estaba empezando, emplear letras que creía que eran más sencillas para un niño pequeño.

Mi hijo cogía el lápiz "correctamente", haciendo la pinza que todas conocemos, pero en algún momento que yo no recuerdo cambió su forma de sujetarlo (no sé muy bien cómo explicarlo sin foto, como cuando cogemos el tenedor).
Tampoco me fijé mucho en ese cambio porque yo veía que avanzaba bien en la escritura y eso era lo que me importaba.

En su etapa escolar presencial, mi hijo no tenía buena letra.
Su letra parecía forzada, escrita con poca habilidad, fea...
Le obligaban a escribir en cuadernos milimetrados, con toda la hoja llena de esos cuadraditos diminutos en los cuales tenía que ir colocando las letras siguiendo una proporción exacta (algunas letras tenían que llegar hasta un punto hacia arriba, otras un poco más alto...). Había veces que tenía que escribir en hojas en blanco y él, sin renglones, no era capaz de escribir las líneas derechas.
Le obligaban también a usar un determinado tipo de letra, ligada, con un estilo muy concreto que a él no se le daba bien.
Incluso los números tenía que escribirlos de una determinada forma.
Tuvo que aprender a escribir otra vez.
También era obligatorio el utensilio de escritura, no se podía elegir.
Y, por supuesto, estaba obligado a coger la pluma (que también fue obligatoria una temporada, con los consiguientes borrones de tinta en la hoja y manchas en mano y ropa) de la forma "correcta", una manera que para él ya no era fácil y le costaba.

Cuando comenzamos con el aprendizaje en casa yo le dije que podía hacer cambios en la forma de escribir, le animé a intentarlo de otra forma que se le diera mejor. Pero él lo tenía interiorizado ya y, a pesar de que no le gustaba, estaba bloqueado y era incapaz de intentar cambiar nada. 
Nos llevó tiempo que él se diese cuenta de la libertad que ahora tenía.

Todo esto me ha venido por un artículo que estuve leyendo con consejos para que los niños mejoren su letra.
Se habla de la buena postura, de la correcta sujección del boli, de los ejercicios de caligrafía, de borrar y repetir hasta que salga bien... De todos los consejos que se dan, desde mi experiencia me quedo básicamente con dejar que elijan el objeto para escribir que les resulte más cómodo y la pauta (el tipo de línea o cuadrícula) que mejor les ayude.

La letra de mi hijo mejoró haciendo una sola cosa: dejarle elegir.

Después de que B se concienció de que tenía libertad a la hora de escribir, comenzaron las decisiones, los cambios y las mejoras.
Decidió qué tipo de letra quería usar y si quería ligarla o no.
Volvió de nuevo a escribir con lápiz (no sé por qué, pero con ellos escribe con más soltura) y usa bolis y rotuladores para títulos y cosas más concretas. 
Escribe en cuadernos de una línea o dos (nada de milimetrados).
Puede sujetar el lápiz como quiera.

Yo sólo le pido unas cosas muy básicas: 
Que su letra sea limpia, clara y legible.
Que procure una buena presentación en los cuadernos. Nada de borrones y tachones porque para eso escribe casi siempre a lápiz y se puede borrar y corregir si se equivoca.
Que cumpla con las normas más básicas de ortografía que él ya conoce.

Si queréis compartir vuestras experiencias con los procesos de escritura de vuestos hijos, podéis contarme en los comentarios.


15 de enero de 2018

Colección de libros de Eleonora Barsotti


Los últimos libros que he comprado pertenecen a una colección que se llama "El mundo de...". Son de Eleonora Barsotti y están editados por Edimat Libros.
La colección está formada por cuatro libros, de los cuales sólo tenemos tres de momento: Cuerpo Humano, Naturaleza y Ecología y Vida en el Mar (nos falta Pueblos del Mundo).

Me gustan mucho.
Todo está contado de una manera concreta, sencilla e interesante. Cada página contiene preciosas ilustraciones, dibujos explicativos y esquemas con bonitos colores que hacen que sea muy agradable de mirar y leer.
Son un buen apoyo para los temas de ciencias que tenemos en proyecto y muy inspiradores para que B siga decorando su cuaderno.

¿Alguien más los tiene?




PDF